. Gestión Universitaria

Note article

Universidad de referencia para el diseño de un Plan Estratégico de Internacionalización para las universidades nacionales argentinas

 

 

Dra. Gabriela Andrea Narvaez

 

Resumen

Este artículo describe un proyecto que consiste en investigar el modelo de internacionalización de la Universidad de Montreal para identificar los aspectos más relevantes que pueden ser replicados en las universidades argentinas. Cabe aclarar que, con el lógico cuidado derivado de particularidades institucionales, este análisis es extrapolable en gran medida a otras jóvenes universidades argentinas, particularmente las ubicadas en el conurbano bonaerense.

 



Palabras Clave: internacionalización – planeación estratégica - universidades argentinas

 

Reference University for the design of a Strategic Plan for Internationalization for Argentinean national universities

 

Abstract

This article summarizes a project that consisted of investigating the internationalization model of the University of Montreal to identify the most relevant aspects that can be replicated in Argentinean universities.It should be made clear that, with the logical caution derived from institutional particularities, this analysis can be extrapolated to a large extent to other young Argentine universities, particularly those located in the Buenos Aires metropolitan area.



Key-words: internationalization - strategic planning - Argentinean universities

 

Introducción

Se buscó establecer posibles puntos en común entre la universidad referente y dos instituciones argentinas de diferente nivel de desarrollo, estructura y tamaño que posteriormente darán lugar a las bases de dos proyectos estratégicos a realizar en cada una de las universidades elegidas. En la medida en que estos procesos sean exitosos, será posible transformar a estas Instituciones de Educación Superior en entidades de referencia para otras de similares características.

La internacionalización es un factor clave para el desarrollo de la calidad de las universidades, en busca de mejorar su excelencia y competitividad tanto a nivel nacional como mundial, por lo que se espera que desde este proyecto se pueda aportar a las instituciones seleccionadas en sus estrategias de internacionalización para que realmente tengan una oferta académica de clase mundial.

 

Problema

Las universidades nacionales argentinas tienen un bajo grado de internacionalización, lo que limita su capacidad de optimizar la calidad tanto en los aspectos académicos como en los de investigación. En 2015, el número total de estudiantes extranjeros en las universidades públicas argentinas alcanzó el 2% de la matrícula total. Dado que la mayoría de ellos son estudiantes de países limítrofes que residen en Argentina, se puede apreciar claramente el bajo nivel de internacionalización de dichas instituciones.(Fernández Lamarra, 2018)

En la actualidad, como consecuencia de la globalización, la educación superior se enfrenta a un gran cambio a partir del agotamiento de las formas tradicionales. Por lo tanto, es necesario que las Instituciones de Educación Superior (IES) den una mejor preparación a los recursos humanos, tanto para la producción de conocimiento como para la tecnología avanzada.América Latina requiere urgente y radicalmente elevar los niveles educativos de sus ciudadanos a través de estrategias y políticas educativas decididas e innovadoras, acordes con las tendencias mundiales. Definitivamente las estrategias de internacionalización son claves en este proceso. (Gacel-Ávila, 2005)

Las universidades argentinas seleccionadas (Universidad Nacional de José C. Paz y Universidad Nacional del Oeste), quizás por su juventud, no cuentan con un Plan Estratégico de Internacionalización. Aunque, como se menciona dentro de ambos Planes Estratégicos Institucionales, esto ya no es suficiente por dos razones.

La primera es que la globalización exige a los profesionales la capacidad de adaptarse a las nuevas demandas de la sociedad y tener conocimientos interculturales para ser más competitivos en el ámbito laboral. Por lo tanto, para ofrecer a nuestros estudiantes dichas habilidades, la internacionalización debería formar parte de todos los planes de estudio universitarios en forma de eje transversal, y no sólo estar presente en las carreras relacionadas con los estudios internacionales.

Por otro lado, la internacionalización ha comenzado a ser considerada como un estándar de calidad. En varios países latinoamericanos este criterio ha sido incorporado en las acreditaciones, en las evaluaciones institucionales y también en los rankings internacionales. Específicamente en el caso de Argentina, hoy la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación (CONEAU) evalúa el nivel de internacionalización y el impacto que tiene tanto para la acreditación de carreras de grado y posgrado como para la evaluación institucional.(CONEAU, 2016)

Ambas instituciones están ubicadas en zonas del conurbano bonaerense que concentran altos niveles de pobreza, exclusión social y desigualdad; entre sus objetivos está el de realizar, a través de una educación superior de calidad, un aporte a la solución de estos problemas. Ese hecho está profundamente inserto en las culturas organizacionales de ambas entidades.

Aunque hoy en día todas las universidades públicas son gratuitas y tienen admisiones no restrictivas, algunas de las más tradicionales fueron creadas cuando las universidades eran sólo para las élites (Buchbinder, 2005). Recién en 1949 la educación superior comenzó a ser gratuita (Decreto 29.337/49)

Por lo tanto, en su "ADN" (reflejado en sus estatutos de creación), la cuestión social, la pobreza, la desigualdad y la exclusión no se mencionan de la misma manera que en las universidades más nuevas del conurbano bonaerense, creadas en una región pobre y con esa problemática instalada.

En el estatuto de la Universidad Nacional de José C. Paz, se define como misión la enseñanza en la educación superior, así como la producción y difusión de conocimientos que contribuyan al desarrollo de la región, estando al servicio de la consolidación de un modelo nacional que se oriente a la equidad social y al desarrollo. (Estatuto UNPAZ)

También menciona garantizar la gratuidad de la educación a nivel de licenciatura, asegurar la igualdad de oportunidades... a todos los sectores de la sociedad, ser instrumento y factor de cambio y servir a las necesidades de la comunidad.

El estatuto de la Universidad Nacional del Oeste menciona que se atenderán las necesidades de los partidos de Merlo, Ituzaingó, Las Heras y Marcos Paz, región que, como se mencionó, presenta graves problemas de pobreza, desigualdad social y económica, exclusión y desigualdad. En este documento, la educación superior es concebida como un derecho humano y un bien público de decisiva importancia social. (Estatuto UNO)

Y continúa: las normas y prácticas que orienten la enseñanza responderán al criterio de igualdad de oportunidades y equidad, entendiendo que este criterio sólo se cumple cuando la Universidad logra desarrollar sus mejores capacidades para que los estudiantes puedan superar las dificultades que se presenten y alcanzar la formación que vinieron a buscar a la Universidad.

Objetivos

3.1) Objetivo general

Generar las bases para la creación de un plan estratégico para dos universidades argentinas tomando como ejemplo el Plan de Internacionalización de la Universidad de Montreal con el fin de mejorar la calidad académica y de investigación y, de esta manera, hacer una contribución a la mejora de las condiciones económicas y sociales de sus ámbitos de actuación.

3.2) Objetivos específicos

- Realizar un estudio de caso sobre el plan de internacionalización de la Universidad de Montreal.

- Comparar este caso con dos instituciones argentinas.

-Diseñar dos estrategias de internacionalización teniendo en cuenta las características de cada una de las instituciones en cuestión.

-Proponer métodos de mejora para la calidad académica y de investigación a partir de dicho proceso de internacionalización.

Marco teórico

El marco teórico de este proyecto se divide en dos dimensiones. La primera se refiere a la importancia de la cultura organizativa y los valores institucionales como soporte de las estrategias encaminadas a incrementar sustancialmente el nivel de internacionalización para conseguir una mejora de la calidad académica e investigadora; la segunda, más específica, está relacionada con la teoría de la internacionalización.

Como veremos al describir la metodología de investigación de este trabajo, comparar los modelos de internacionalización de diferentes universidades va más allá de describir las funciones que se realizan en sus oficinas de relaciones internacionales. Requiere comprender las características de las instituciones, los valores que sustentan su misión, la cultura organizativa que da sentido a sus estrategias.

Para entender el modelo de internacionalización de la Universidad de Montreal, que es uno de los objetivos de este trabajo, es necesario considerar primero su esquema de valores y su cultura organizativa.

Cultura organizativa y valores institucionales para mejorar la calidad académica y de investigación

En principio, parece que podemos concluir que el éxito de un modelo de universidad está directamente vinculado a los valores culturales de la sociedad en la que se inserta. Sin embargo, la cuestión es más compleja.

Analicemos dos definiciones de cultura que interesan a los científicos sociales, según Mark Mason. La primera, compartida por las posiciones antropológicas, indica un"modo de vida particular, ya sea de una persona, de una época, de un grupo o de la humanidad en general" (Williams, 1985, p. 90), que incluiría valores y significados compartidos por los miembros de un grupo. (idem, p.215)

La segunda acepción de la cultura la entiendecomo los significados compartidos en los grupos, pero pone mayor énfasis en la dimensión simbólica y en lo que la cultura "hace" más que en lo que la cultura "es" (Bocock, 1992, p. 232). Así, en los estudios culturales (más que en la antropología cultural) la cultura no se entiende tanto como una forma de vida distintiva que se manifiesta en artefactos materiales, sino como un conjunto de prácticas mediante las cuales se producen e intercambian significados dentro de un grupo (Bocock, 1992, p. 233)

De eso se trata exactamente esta investigación, de conocer un conjunto de prácticas y valores dentro de una institución de educación superior (Universidad de Montreal) para proponer algunos cambios en la cultura organizacional para estas dos universidades argentinas con la intención de incrementar las actividades de internacionalización y, a partir de ello, mejorar la calidad académica y de investigación.

Podemos ver que sociedades pertenecientes a culturas tan diversas como la china y la estadounidense tienen algunos puntos en común en el diseño de sus estrategias de educación superior. Ambos países, por diferentes vías, tienen un grupo de diez o quince universidades de élite, un conjunto más amplio de instituciones de buen nivel de calidad con un mayor nivel de masa estudiantil (que en el caso de las instituciones estadounidenses coinciden en general con las universidades estatales y en el de las chinas son unas cien instituciones orientadas principalmente a la tecnología) y otro conjunto mucho mayor en número (unas dos mil en China), de un nivel menos destacado. (Times Higher Education Ranking – China)

Entre esas distintas IES hay diferentes objetivos, incluso dentro del mismo país. La coherencia entre estos valores culturales y la definición del sistema de valores que sustenta las estrategias de cada institución es una de las claves. Pero también es necesario que estos valores sean atractivos para los miembros de la institución, autoridades, profesorado, empleados, pero también para los estudiantes actuales y futuros, lo que permitirá que estas prácticas legítimas de todos los miembros de la comunidad universitaria alineen sus objetivos personales con los organizacionales, condición necesaria para el éxito de la institución.

Teniendo en cuenta el trabajo de Alan Cobban, sobre la importancia de la institucionalización de un sistema de valores en el desarrollo de las primeras universidades, estoy convencida de que no es la cultura en sí, sino su institucionalización al servicio de los objetivos organizativos lo que sustenta el desarrollo armónico de la entidad (Cobban,1990). En la historia de las universidades se observa que la coherencia entre los valores nacionales y los valores universitarios han dado lugar a modelos exitosos, tanto europeos como americanos. Para sostener esta afirmación es importante revisar la evolución de las instituciones universitarias y la importancia de la coherencia entre los valores de esas instituciones con los de las sociedades en las que se desarrollaron.

En el caso de Argentina, no se verifica esta coherencia entre los valores nacionales y los que debemos implementar para lograr una mejora en la calidad de la educación superior a partir de un incremento en el proceso de internacionalización. Por lo tanto, si queremos aumentar la efectividad de las instituciones argentinas, tendremos que generar una cultura organizacional que les permita diferenciarse y lograr procesos exitosos. Para evaluar si esta cultura organizacional es efectiva, analizaremos los siguientes indicadores:

• Centralización / descentralización

• Número de graduados y % de estudiantes en el primer semestre.

• Número de becas

En el mencionado proyecto hemos tomado como ejemplo modelos universitarios exitosos de varios países, en los que se puede observar que existe una coherencia entre la cultura organizativa de los países en los que se encuentran. La idea que propongo es que una institución puede desarrollar una cultura organizativa que le sirva de base para desarrollar sus estrategias de mejora académica y de investigación, aunque no sea totalmente coherente con el sistema de valores imperante en un país.

Para analizar la internacionalización de una universidad como la UdeM, cuya experiencia puede ser útil para aplicar en el desarrollo de un plan estratégico para las universidades argentinas seleccionadas, es muy importante entender las características institucionales de las tres universidades y los valores que sustentan sus estrategias, para realizar una adecuada tarea de adaptación de las mismas.

En este punto, es clave considerar en qué medida los modelos universitarios exitosos se han apoyado en un esquema de valores que ha permitido que su desarrollo sea consistente y perdurable. Analizando la historia de las universidades, me he dado cuenta de que los modelos europeos y americanos de éxito se han caracterizado siempre por tener una cultura organizativa clara y definida, que coincidía con los valores y la cultura de la sociedad a la que servían y en la que estaban insertas.

En los tres ejemplos siguientes, se puede observar que los modelos organizativos son fuertemente congruentes con las estructuras organizativas y políticas nacionales de los países en los que se desarrollaron, lo que garantizó el éxito de dichos modelos en sus respectivos ámbitos de actuación. Pero, al mismo tiempo, podemos concluir que los modelos que presentamos son todos ellos profundamente eficaces, aunque sean diferentes entre sí y se basen en valores culturales distintos.

El modelo alemán (Clark,1986 pp. 33-89)

A principios del siglo XIX surgió en Alemania un modelo universitario basado en la investigación: el modelo Von Humboldt o humboldtiano. Profesores y alumnos se unieron en un nuevo tipo de relación en un proceso que buscaba el conocimiento.

Wilhelm von Humboldt, fue nombrado Jefe de Educación de Prusia en 1808, y aunque sólo ocupó el cargo, que no tenía rango ministerial, durante dieciséis meses, propuso las bases de un sistema educativo que revolucionaría la educación en ese estado alemán y que gozaría de una legendaria reputación mundial. Su influencia fue de gran importancia para el sistema de enseñanza superior que se aplicó en la Universidad de Berlín en 1810, iniciando una nueva era en el campo de la educación superior.

Las ideas de Humboldt sobre la unidad de la investigación y la enseñanza, la libertad de las artes y las ciencias y la autonomía de los programas de investigación y enseñanza de las universidades se convirtieron, y siguen siendo, parte integrante de la política alemana de enseñanza superior.

El modelo alemán de educación superior se había organizado a través de instituciones públicas, con profesores oficiales y con el conocimiento científico como meta de la universidad, cuyo objetivo era formar personas con amplios conocimientos, no necesariamente en relación con la demanda de la sociedad o el mercado local alemán.

Por eso, a principios del siglo XIX, la reforma humboldtiana llegó a la filosofía institucional de las universidades en Alemania. La investigación y la generación de conocimiento se convirtieron en la dimensión central de la identidad de la profesión académica.

El modelo alemán, principalmente el planteamiento humboldtiano sobre la "unidad entre la enseñanza y la investigación", se basaba en la idea de que la libertad académica y la autonomía universitaria garantizadas por el Estado, contribuían a asegurar el servicio más adecuado de la universidad a la sociedad.

Subrayaba la libertad de aprendizaje, es decir, la capacidad y la responsabilidad del alumno de tener un aprendizaje independiente en comunicación con el profesor. Se formó a los estudiantes como ayudantes de los profesores y se les introdujo en los métodos de investigación. Algo bastante parecido, a pesar de las obvias diferencias, al esquema utilizado por el artesano medieval. El esquema prosperó y proporcionó a Alemania un claro liderazgo en el desarrollo científico.

La organización no descansaba en la universidad, la facultad o el departamento. La fuerza del esquema organizativo residía en la conjunción de la cátedra-instituto, ámbito en el que se desarrollaba la integración entre investigación y aprendizaje. El responsable de esa cátedra hacía lo propio con el instituto de investigación que realizaba las investigaciones, y desarrollaba su relación de forma autónoma con el gobierno, ya que los fondos para la investigación se asignaban al instituto y no a la universidad, que, por supuesto, tenía un esquema organizativo débil y desdibujado.

Ese alto nivel de descentralización era coherente con lo que ocurría a nivel político. Hasta la unificación, Alemania estaba fragmentada en unos cuarenta estados, y después de 1870 en unos veinte, que conservaban el control de las cuestiones educativas. La coherencia del modelo adoptado con el sistema político, pero fundamentalmente con los valores culturales, garantizó el éxito del modelo.

A finales del siglo XIX y principios del XX, estudiantes de Estados Unidos, Inglaterra, Japón y otros países visitaron Alemania para conocer su sistema universitario e intentar trasladar la experiencia a sus países. Este modelo se convirtió en el más influyente a nivel internacional de la época.

El siglo XX trajo a Alemania el abandono de la mencionada descentralización política y dos guerras mundiales, de las que salió destruida, fragmentada, con millones de muertos. Sus científicos emigraron a Estados Unidos y a la Unión Soviética.

Mientras la Alemania Oriental optó por un sistema educativo centralizado, la Alemania Federal reconstruyó su educación en general, y la universidad en particular, sobre la base de un esquema fuertemente descentralizado. Con la unificación, los alemanes apoyaron el modelo descentralizado en sus universidades. Es importante señalar que, a los efectos de diseñar un modelo argentino, lo que necesitamos no es aplicar un modelo descentralizado como el alemán, sino uno adecuado al modelo universitario argentino, que al interiorde muchas de sus instituciones educativas muestra procesos con un alto nivel de centralización.

El modelo francés (Íbídem, pp. 141-181)

La Revolución Francesa acabó con las veinte universidades existentes en 1789, incluida la de París, creada en el siglo XII. Para formar a los funcionarios, se conservaron las grandes Écoles y se crearon algunas nuevas. En 1808, Napoleón Bonaparte ordenó la creación de la Universidad Imperial, centralizada, que funcionaba en todo el país a través de academias regionales. Todas las cátedras se reunían en esa universidad que incluía los liceos, las escuelas superiores y las cátedras de ciencias y de letras, cuya función era garantizar la calidad del nivel secundario.

El modelo francés era absolutamente opuesto al alemán en cuanto a su fuerte nivel de centralización, que estaba perfectamente correlacionado con el modelo político. Todo este proceso de centralización ha generado que las decisiones relativas a la universidad estén fuertemente politizadas.

La universidad francesa, reformada bajo el régimen napoleónico, combinaba una fuerte coordinación estatal de la administración y del plan de estudios, que generaba carreras planificadas por el Estado, con una organización descentralizada dentro de la universidad.

Así, se refuerza la división entre las facultades, especialmente entre el enfoque intelectual y cultural de las Facultades de Letras y Ciencias, por un lado, y el énfasis profesional de otras facultades dentro de las universidades y de las épocas fuera de ellas, por otro.

En el contexto del modelo francés, también conocido como modelo napoleónico, su principal objetivo era formar a los profesionales que requería o necesitaba el Estado-nación burocrático organizado por la Francia napoleónica. Las Universidades se convirtieron en parte de la administración del Estado, para formar profesionales, que el mismo Estado necesitaba; y los profesores se convirtieron en funcionarios públicos, trabajadores del Estado como parte de los cuerpos nacionales de funcionarios.

La autonomía institucional era inexistente, ya que los objetivos de las instituciones y los programas de estudio tenían carácter nacional. El modelo, exportado a otros países del sur de Europa, consiguió consolidar las estructuras del Estado liberal.

Fue uno de los ejemplos más antiguos de utilización de la universidad por parte del Estado como herramienta de modernización de la sociedad, a través de un estricto control de la financiación de la institución y de la designación del personal académico y de una legislación que garantizaba una distribución equitativa de los recursos nacionales como afirmación de una identidad nacional propia, basada en los principios de reconocimiento del mérito y de la igualdad formal, principios que se apoyan a su vez en una administración poderosa (Clark, 1986)

El modelo americano (Íbídem, pp. 141-181)

A diferencia de los anteriores modelos alemán y francés, el modelo americano no convirtió las universidades en estatales, manteniendo el estatus de instituciones privadas que tenían todas las universidades europeas hasta principios del siglo XIX.

Harvard, la primera universidad estadounidense, se fundó por iniciativa de la comunidad y desde el principio fue una institución independiente bajo los auspicios de un Consejo de Regentes formado por miembros de la comunidad que no eran académicos. Todas las antiguas universidades estadounidenses se crearon bajo ese modelo.

El poder que los gobiernos ejercen sobre las universidades públicas ha sido tradicionalmente débil, dedicado a su financiación y a establecer criterios muy generales sobre las políticas del sistema de educación superior. El modelo estadounidense se caracterizaba por una posición débil de las fuerzas macrosociales visibles, con las que el mercado parecía jugar más fuerte que el gobierno y los depositarios de las instituciones individuales de educación superior, y con un poder más fuerte del rector y los decanos junto con un poder de decisión limitado por parte de los académicos.

En contraste con una educación primaria y media que no se caracterizaba por su excelencia, los norteamericanos desarrollaron programas de grado y postgrado de muy alta calidad basados en un alto nivel de competencia entre un conjunto de instituciones firmemente orientadas a la excelencia.

La aparición de un conjunto de agencias de investigación con fondos proporcionados por el gobierno, mostró a los profesores universitarios la posibilidad de articular su trabajo utilizando estos recursos.

En gran medida, los académicos y estudiantes que se formaron en Alemania influyeron en el desarrollo de la universidad estadounidense; no copiaron el sistema que admiraban, sino que contribuyeron a diseñar uno nuevo.

La filantropía organizativa e individual financia de forma significativa el funcionamiento de las mejores universidades de Estados Unidos, convirtiéndose en un caso sin precedentes en el mundo, impulsando el progreso científico del país. Pero las guerras y la carrera espacial hicieron que el Estado se convirtiera en financiador de gran parte de la ciencia que se desarrollaba en la nación.

Otro fenómeno que se ha verificado es el crecimiento de las universidades estatales frente a las privadas. Estas últimas ocupan los primeros niveles en los rankings por calidad, pero las públicas las superan ampliamente en número de alumnos, y día a día se convierten en potentes centros de investigación.

En resumen, tanto los antecedentes como los modelos institucionales universitarios expuestos tienen un aspecto común: todos ellos fueron exitosos porque alimentaron los valores culturales de las sociedades a las que sirvieron, encarnaron las necesidades que esas sociedades tenían en su momento histórico, e incluso se adaptaron para liderar la creación y transmisión del conocimiento y perdurar sobre otras instituciones.

El enfoque estadounidense, de ser "tan británico como sea posible" en lo que respecta a la educación de grado y tan "alemán como sea posible" en lo que respecta a la combinación de la enseñanza y la investigación, y el establecimiento de escuelas de posgrado, como elemento completamente nuevo, tiende a considerarse como el más exitoso del siglo XX.

Cada uno de los modelos tenía características bien marcadas derivadas de sus orígenes sociales. La descentralización predominante en el modelo político alemán del siglo XIX se reflejó en el modelo de von Humboldt. Sin embargo, a pesar de esta descentralización, es un modelo que promueve el apoyo financiero del Estado y la libertad académica. No se basa en un modelo de mercado.

La centralización que caracterizó a Francia durante sus etapas monárquica e imperial tiñó inequívocamente su modelo universitario y también sus "Écoles". La competencia y la aportación del mecenazgo privado a la investigación, características de la sociedad americana, están claramente presentes en la universidad departamental estadounidense.

La descripción de los tres modelos revisados tuvo por objeto destacar las condiciones y valores nacionales e institucionales que dieron lugar a sus respectivos desarrollos, que como veremos al analizar la metodología de la investigación, constituyen la esencia del método.

Tras los ejemplos mencionados, analizados a partir de la obra de Burton Clark, donde se contrasta con la realidad política, académica y organizativa de las sociedades en las que se han desarrollado esos modelos, trataremos de desentrañar las características esenciales del modelo de la Universidad de Montreal y las de las universidades argentinas seleccionadas para evaluar la posibilidad de alinear algunas de sus políticas de internacionalización.

Estas características serán analizadas en la UdeM y en las instituciones argentinas para que, a partir de la comparación, podamos deducir las acciones necesarias para alcanzar los objetivos definidos al inicio de este trabajo.

De mi experiencia en las IES argentinas y de mi observación, para lograr el convencimiento de las máximas autoridades respecto de las nuevas políticas claramente percibidas por toda la comunidad universitaria, es fundamental jerarquizar el nivel de la Oficina Internacional asignándole nivel deSecretaría en dependencia directa del rector. Se trata de organizaciones fuertemente centralizadas en las que la decisión y la voluntad de las máximas autoridades son imprescindibles para que los niveles medios y operativos de la institución lleven a cabo las estrategias, tácticas y operaciones necesarias para alcanzar los objetivos perseguidos.

También es posible a partir de un liderazgo efectivo definir un sistema de valores institucionales que no responda necesariamente a un modelo nacional pero que permita a la institución avanzar en su desarrollo estratégico. Este es el modelo que se propone para las universidades argentinas seleccionadas a partir de las culturas organizacionales de ambas instituciones que apoyan el desarrollo de sus procesos de internacionalización, con el fin de optimizar la calidad académica e investigativa en cada una de ellas.

Internacionalización

Una vez considerados los aspectos relacionados con la cultura organizativa y los valores institucionales, conviene trabajar en la segunda dimensión de este marco teórico.

Existen varias definiciones de internacionalización. En este trabajo tomaremos como referencia dos de ellas. La primera, presentada por Jane Knight, es probablemente la más conocida, aceptada y antigua, es la que abrió la puerta a un cambio en el concepto de internacionalización a principios de los años 90. Para esta autora "la internacionalización de la educación superior es el proceso de integración de la dimensión internacional / intercultural en la enseñanza, la investigación y el servicio de la institución. Es una de las fuerzas con mayor impacto para dar forma a la Educación Superior a medida que cambia para afrontar nuevos retos (Knight,1994)

Esto implica una transformación a nivel institucional a partir de la generación de una estrategia que permita ir más allá de las actividades específicas con enfoque internacional. La otra definición se refiere a la internacionalización como

"un proceso continuo, orientado al futuro, multidimensional e interdisciplinario, impulsado por una visión de liderazgo que involucra a muchos actores que trabajan para cambiar la dinámica interna de una institución para responder y adaptarse adecuadamente a la diversidad de un mundo en crecimiento y un entorno en constante cambio". (Ellingboe,1998)

Aunque han pasado casi treinta años y se han producido importantes cambios en la gestión y organización de las estrategias internacionales, ambas definiciones siguen siendo válidas y pertinentes.

Existen dos categorías básicas en la internacionalización de la educación superior: 1) la internacionalización en el extranjero, que incluye todas las formas de educación más allá de las fronteras: movilidad de estudiantes y académicos, y movilidad de proyectos y programas; y 2) la internacionalización en casa, que abarca las actividades que ayudan a los estudiantes y profesores a desarrollar una conciencia internacional y habilidades interculturales. Ambos tienen también sus propios subgrupos. (Narvaez, 2019)

Estos componentes no deben considerarse mutuamente excluyentes, sino más bien entrelazados dentro de las políticas y los programas. A continuación, presento estos componentes externos e internos.

Internacionalización en el extranjero

La movilidad académica internacional es un proceso que implica el desplazamiento físico de una persona desde la institución donde estudia o trabaja hacia otra ubicada fuera del país con el objetivo de realizar una actividad académica:

-Tomar clases o cursos durante un semestre, un año o un programa de corta duración.

-Realizar una pasantía o práctica internacional

-Desarrollar un proyecto de investigación en otra IES

-Participar en programas de formación continua.

Este desplazamiento es impulsado por las IES porque a partir del desarrollo de competencias interculturales, del dominio de otro idioma y de los nuevos conocimientos y perspectivas que aportan quienes han tenido una experiencia en el extranjero, se promueve la transferencia transfronteriza de conocimientos, se crean nuevos espacios de reflexión y se promueve la mejora de la calidad de la educación.

Durante décadas, los programas de intercambio estudiantil fueron la única actividad de internacionalización que se realizaba en las universidades latinoamericanas y aunque hoy en día existen otras opciones, siguen siendo la actividad internacional más desarrollada en la región (Siufi, 2013)

Para que la movilidad académica internacional sea un proceso exitoso, es imprescindible contar con el pleno compromiso de las máximas autoridades institucionales, que deben transmitirlo a todos los niveles de la institución. Sólo así la actividad podrá realizarse de manera transversal, ya que no debe ser una responsabilidad exclusiva de la Oficina Internacional.

En la medida en que las autoridades de las Facultades y Departamentos sientan el compromiso de participar en la actividad internacional, se asegurarán de que sean los profesores quienes detecten a los alumnos que por conocimiento de idiomas y actitud proactiva puedan ser seleccionados para las actividades de movilidad.

Es entonces cuando cobra importancia la labor de la Oficina Internacional, que prepara a los estudiantes para el manejo de la lengua, las habilidades multiculturales, el trabajo en contextos interculturales y, muy importante, los prepara para vivir en otro país y gestionar su economía y vida cotidiana.

Normalmente hablamos de la movilidad de los estudiantes, que es la más frecuente y, por habitual, la más fácil de organizar. Sin embargo, es importante tener en cuenta que el beneficio que se obtiene en este caso es esencialmente personal para quienes viajan si no cuentan con una política adecuada para aplicar al regreso de dichos estudiantes. El intercambio de profesores e investigadores, en cambio, enriquece a los alumnos que cursan las asignaturas que ellos imparten.

También podemos considerar la formación de postgrado en el extranjero de algunos profesores-investigadores o directivos, opción que no se contempla en algunas instituciones (generalmente donde no existe un plan estratégico eficaz) por el temor a que la persona no regrese al finalizar sus estudios.

Internacionalización en casa

Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en América Latina, menos del 5% de los estudiantes pueden formarse fuera de su país . Así, la internacionalización en casa ha tomado un fuerte impulso durante la última década.

Esto permite un acceso mucho mayor del alumnado a una educación internacional e intercultural. Pero esto debe surgir de la misión institucional de cada universidad, porque los planes y estrategias educativas se llevarán a cabo desde dicha misión.

El término "internacionalización en casa" surgió en la Universidad de Malmö (Suecia) en 1999, cuando esta institución no contaba con una red internacional para ofrecer una experiencia en el extranjero a sus estudiantes. Por ello, comenzaron a trabajar en la posibilidad de generar esa experiencia en el campus o "en casa". (Prieto Martínez, 2015)

La internacionalización en casa consiste en una serie de actividades que ayudan a los estudiantes a desarrollar una comprensión internacional de los fenómenos globales y habilidades interculturales. (Beelen, 2011)

Para tener una implementación efectiva, la Oficina Internacional debe trabajar en conjunto con todos los niveles organizativos: estudiantes, profesores, autoridades y personal administrativo para poder desarrollar realmente el Plan Estratégico de Internacionalización de manera efectiva.

Para la evaluación del desarrollo de los dos tipos de internacionalización descritos, consideraremos los siguientes indicadores:

- Internacionalización en el extranjero

1. % de estudiantes universitarios en actividades de movilidad internacional

2.% de estudiantes extranjeros en programas de grado y posgrado

3. % de profesores con movilidad y estancias internacionales en los últimos 3 años.

- Internacionalización en el país

1. % de profesores / investigadores formados en el extranjero (másteres y doctorados)

2.% profesores / investigadores en actividades de movilidad y estancias en el extranjero en los últimos 3 años

3.Número de eventos internacionales sobre temas de investigación organizados por la universidad.

En resumen, el marco teórico de este proyecto se divide en dos dimensiones:

1. La cultura organizativa y los valores institucionales para la mejora de la calidad académica e investigadora.

Donde se trabaja con la idea de que el éxito de un modelo universitario está directamente ligado a los valores culturales de la sociedad en la que se inserta. Destacando que la Cultura pone mayor énfasis en la dimensión simbólica y en lo que la cultura "hace" más que en lo que la cultura "es" (Bocock, 1992, p. 232). Es por ello que la idea principal es conocer un conjunto de prácticas y valores dentro de la UdeM para generar un nuevo conjunto de prácticas y sistema de valores en las universidades argentinas elegidas de acuerdo a su contexto. Pero también es posible a partir de un liderazgo efectivo definir un sistema de valores institucionales que no necesariamente responda a un modelo nacional pero que permita a la institución avanzar en su desarrollo estratégico.

Definir indicadores para percibir el grado de avance en el desarrollo de la cultura organizacional y sus valores no es fácil. Mabel Sánchez Barrioluengo, de la Universidad Politécnica de Valencia argumenta:

"el uso de indicadores para medir las misiones de la universidad demuestra que las misiones de la universidad son construcciones teóricas y abstractas que no pueden medirse directamente. Es necesario entonces recurrir a la utilización de indicadores que actúen indirectamente como proxy de estas misiones. Estos indicadores son datos empíricos cuantitativos o cualitativos comúnmente aceptados para definir la estrategia de la propia universidad (Godin, 2005), medir el grado de cumplimiento de la misión y los objetivos de la institución" (Palomares-Montero et al., 2008).

Sin embargo, podemos afirmar que el análisis periódico de algunas variables relacionadas con lo académico y la investigación logrará ese objetivo.

Como hemos visto, los principales valores organizacionales en ambas instituciones argentinas están relacionados con el hecho de ser universidades públicas y gratuitas, y sus objetivos más importantes son brindar a sus estudiantes, muchos de ellos primera generación de universitarios y que viven en hogares de bajos recursos, igualdad de oportunidades y una educación superior de calidad que permita a los egresados reducir las desigualdades e inequidades.

También es importante mencionar la fuerte centralización que sostienen ambas instituciones, ya que a partir de esto es más fácil lograr acciones coherentes para implementar el proceso de internacionalización que permita un salto de calidad en la docencia y la investigación.

2. Internacionalización:

Donde describimos sus dos categorías principales: 1) Internacionalización en el extranjero, que incluye todas las formas de educación más allá de las fronteras: movilidad de estudiantes y académicos, y movilidad de proyectos y programas; y 2) internacionalización en casa, que incluye actividades que ayudan a los estudiantes y profesores a desarrollar una conciencia internacional y habilidades interculturales. Ambos tienen también sus propios subgrupos.

Figura 1. Dimensiones e indicadores del marco teórico

Metodología de la investigación

Tipo de investigación:

Este proyecto adopta un enfoque comparativo y descriptivo de un caso de estudio. Se estudian las diferentes estrategias de internacionalización que ha desarrollado la Universidad de Montreal en los últimos años para compararlas con las que se han realizado en dos universidades argentinas (Universidad de José C. Paz y Universidad del Oeste). Finalmente, a partir de ese análisis, se propondrán dos estrategias, una para cada IES.

En Ciencias Sociales, la investigación puede realizarse desde dos métodos: el cualitativo y el cuantitativo. En este caso, se trabajará desde una perspectiva cualitativa a partir de un proceso de codificación mixta: un marco teórico con algunas categorías de análisis y un método inductivo para que a partir de la observación de los datos empíricos de la IES correspondiente, se puedan inducir principios y normas aplicables a las diferentes realidades de cada una de las instituciones argentinas seleccionadas.

Se eligió este doble método porque si bien la investigación cualitativa busca comprender, explicar e interpretar las interacciones y significados subjetivos de las personas y los grupos, es necesario contar con marcos de referencia que la sustenten. (Álvarez-Gayou, 2003)

El método comparativo:

La comparación es una herramienta fundamental del análisis. Agudiza nuestro poder de descripción y desempeña un papel fundamental en la formación de conceptos al poner de relieve las similitudes y contrastes sugerentes entre los casos. La comparación se utiliza de forma rutinaria para poner a prueba las hipótesis, y puede contribuir al descubrimiento inductivo de nuevas hipótesis y a la construcción de teorías. (Collier, 1993)

El método comparativo puede utilizar enfoques cualitativos o cuantitativos. Para esta investigación, adoptamos la perspectiva de Lijphart , que define el método comparativo como el análisis de un pequeño número de casos, que suponen al menos dos observaciones, pero que son demasiado pocos para permitir la aplicación del análisis estadístico convencional. Esta perspectiva permite comparar una pequeña cantidad de casos y explorar hechos, relaciones o procesos para encontrar diferencias o similitudes. (Lijphart, 1971)

El rol del Estado en las instituciones de educación superior en Argentina es fundamental, ya que les provee el financiamiento para su funcionamiento y, a partir de la autonomía que tienen por la ley de Educación Superior, desarrollan, en general, modelos de decisión centralizados.

Siglos antes de hablar de educación comparada, Platón y Aristóteles enunciaron un principio que luego fue expresado en la frase "como es el Estado, es la escuela" o "lo que quieras en el Estado, debes ponerlo en la escuela" (Sadler, 1990). Y siglos más tarde, Michael Sadler, al estudiar los sistemas educativos extranjeros, afirmó que no debemos olvidar que los factores externos a la escuela son aún más importantes que los internos, y que los primeros rigen o interpretan a los segundos. (Idem)

Señaló que "un sistema nacional de educación es algo vivo, el resultado de luchas, dificultades y batallas olvidadas del pasado. Tiene algo del funcionamiento secreto de la vida nacional. Refleja los defectos del carácter nacional cuando busca remedio para ellos. Instintivamente suele poner especial énfasis en aquellos aspectos de la educación que el carácter nacional necesita particularmente."

Sadler sostenía que un sistema educativo no puede tomarse de forma independiente, porque está en íntima conexión con la sociedad en la que reside. Cada fenómeno pedagógico se explica por una serie de factores culturales mucho más amplios. Sadler considera que el Estado, la Iglesia, la economía, la política, la familia, las minorías nacionales, la influencia de las universidades, las circunstancias financieras y la política son factores causales.

El autor también escribió: "El valor práctico de estudiar el funcionamiento de los sistemas educativos extranjeros con la disposición correcta y la precisión académica es que estaremos mejor preparados para entender el nuestro"

Isaac Kandel fue un especialista en sociología de la educación, que mostró una gran preocupación por la educación comparada no sólo en el ámbito de la investigación, sino también en el teórico y metodológico. Formuló claramente la necesidad de un método histórico y del estudio de los factores determinantes: El principal valor de un estudio comparativo de los problemas educativos radica en el análisis de las causas que los han producido, en la comparación de las diferencias existentes entre los distintos sistemas y las razones que las fundamentan y, finalmente, en el estudio de las soluciones ensayadas. En otras palabras, el estudio comparativo requiere, en primer lugar, una apreciación de las fuerzas culturales, espirituales, impalpables e intangibles que subyacen en un sistema educativo; los factores y las fuerzas que están fuera de la escuela importan incluso más que los que están dentro de ella. (Kandel)

Nicholas Hans siguió la línea iniciada por Kandel, pero acentúa algo más el punto de vista historicista. Los antecedentes históricos son indispensables para una interpretación de los datos comparativos y, en segundo lugar, éstos deben completarse con otros enfoques. También es partidario de utilizar las metodologías de otras ciencias: desde el punto de vista social, la educación comparada utilizará los métodos de la sociología; desde el punto de vista estadístico, los de la estadística matemática; en las aplicaciones psicológicas, los métodos de dichas ciencias, y en los estudios históricos, los métodos de la investigación histórica. (HANS,1959)

Arnove (1982) ha sugerido que los estudios comparativos pueden presentarse como un sustituto de la experimentación cuando ésta es impracticable o irrealizable. A diferencia de la metodología cuantitativa que busca leyes explicativas generales, el enfoque cualitativo niega que tales leyes puedan cumplirse (Smith, 1983). Por lo tanto, es más ideográfico y sus hallazgos se sitúan en tiempos y lugares concretos (Bryman, 1988). La investigación no tiene como objetivo principal la generalización a otras poblaciones, sino que la atención se dirige a eventos, procesos y comportamientos del contexto inmediato. En lugar de limitarse a variables de interés particular, el enfoque cualitativo es más holístico y naturalista, ya que examina plenamente entidades sociales, como escuelas o comunidades, en varios niveles y dimensiones Su objetivo es una comprensión interpretativa, empática, y un intento de captar los significados que los sujetos de la investigación atribuyen a sus propias situaciones particulares en un contexto totalizador.

Por otra parte, la investigadora Patricia Potts ha explicado en una frase la aportación que hace la investigación en países distintos al suyo, la riqueza que añade al considerar diferentes perspectivas:

"He llegado a considerar la investigación educativa comparada como una serie de viajes de ida y vuelta cuyo resultado no sería un mapa científico objetivo, completo y preciso. También entiendo ahora que una tarea central es utilizar lo aprendido en el extranjero para desarrollar una perspectiva más crítica sobre el Reino Unido. En un congreso del año 2000, un colega chino habló del Reino Unido, y yo me referí a China. Nos desviamos de la descripción de nuestros propios sistemas para hacer preguntas sobre los de la contraparte. El hecho de tener la educación como centro de nuestra investigación nos dio una perspectiva potencialmente fructífera sobre estas trayectorias".

En el siguiente cuadro se identifican las dimensiones que serán consideradas en el desarrollo del plan estratégico de ambas instituciones argentinas, de esta manera podremos medir el avance de las acciones estratégicas identificadas en dichos planes con los siguientes indicadores.

El presente trabajo ha buscado identificar un conjunto de aspectos importantes para, a partir de la emulación, en este caso respecto de las características propias de una universidad exitosa en el desarrollo del proceso de internacionalización como es la Universidad de Montreal, contribuir a la conformación de planes de desarrollo estratégico para dos universidades argentinas y, a posteriori, brindar dos experiencias en las que puedan abrevar otras jóvenes instituciones universitarias argentinas.

Bibliografía

-Álvarez-Gayou, J. (2003). Cómo hacer investigación cualitativa. Fundamentos y metodología. México, D.F.: Editorial Paidós Mexicana.

-Beelen, J. (2011). Internationalisation at Home in a Global Perspective: A critical Survey of the 3rd Global Survey Report of IAU. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento. Vol. 8 No. 2, Universitat Oberta de Catalunya. Barcelona, Julio 2011

-Blight, D.; Davis, D. & Olsen, A. (2002). The internationalization of higher education (chapter 2) in “Higher Education Through Open and Distance Learning”. Ed. Routledge

Buchbinder, Pablo. Historia de las universidades argentinas. Editorial Sudamericana, Buenos Aires. 2005

Clark, Burton. The Higher Education System: Academic Organization in Cross-National Perspective. University of California Press, 1986

Cobban, Alan. (1990) Universities in theMiddle Ages. Liverpool University Press. Liverpool.

Collier, D. (1993). The Comparative Method. University of California

-Colom, F. (1998) Razones de identidad: pluralismo cultural e integración política. Ed. Anthropos

-Ellingboe, B. J. (1998). Divisional strategies to internationalise a campus portrait: Results, resistance and recommendations from a case study at US universities. In J. A. Mestenhauser & B. J.

-Ellingboe (Eds.), Reforming the higher education curriculum: Internationalising the campus (pp.198-228). Phoenix, AZ: American Council on Education & Oryx Press.

-Fernández Lamarra, Norberto y otros. La Educación Superior Universitaria Argentina. Universidad Nacional de Tres de Febrero. Buenos Aires, 2018

-Gacel-Ávila, Jocelyne. (2005) “La internacionalización de la Educación Superior en América Latina: El caso México”. Cuaderno de Investigación en la Educación Núm. 20. Centro de Investigaciones Educativas de la Universidad de Puerto Rico

-HANS, N. : «The Historical approach to Comparative Education», International Review of Education.

-Knight, J. (1994). Internationalization: Elements and Checkpoints. Canadian Bureau for International Education - CBIE Research No. 7

-Ley de Educación Superior Argentina (1995) http://servicios.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/25000-29999/25394/texact.htm

-Lijphart, Arend (1971). The Comparative Politics and Comparative Method. American Political Science Review 65:682-93

-Mason, Mark. Comparación de culturas. Granica, Buenos Aires.

-Narvaez, Gabriela (2019). Internationalización de la Educación Superior. Una herramienta para el interculturalismo. Gestión Universitaria. Vol. 12, Nº2 Julio 2019

-Organization for Economic Co-operation and Development, OCDE (2007). Education at a Glance 2007. Disponible en: http://www.oecd.org/dataoecd/36/4/40701218.pdf

-Prieto Martínez, L.; Valderrama Guerra, C., Allain-Muñoz, S. (2015) “Internacionalización en casa en la educación superior”. Revista Internacional de Cooperación y Desarrollo

-Sadler, Michael. (1990) How Far Can we Learn Anything of Practical Value from the Study of Foreign Systems of Education?

-Siufi, María Gabriela y otros. Ahora es cuando. .Internacionalización e integración regional universitaria en América LatinaUniversidad Nacional de General Sarmiento, Buenos Aires, 2013

-Spendolini, M. (2005) Benchmarking. Grupo Editorial Norma

-Taylor, J. (2004) Toward a Strategy for Internationalisation: Lessons and Practice from Four Universities. Journal of Studies in International Education, Vol. 8, June 2004.

- Vught, F.A. van; Balanskat, A.; Benneworth, P.; Botas, P.; Brandenburg, U.; Burquel N.; De Boer, H.; Coyne, D.; Gaehtgens, Ch.; Goddard, J.; Huisman, J.; Leichsenring, H.; Ruiz, J.G.M. y Wagenaar, R. (2010). Benchmarking in European Higher Education: A University Benchmarking Handbook. Bruselas: ESMU.

Páginas web

-CONEAU https://www.coneau.gob.ar/archivos/EvaluacionInstitucional_int_baja.pdf

-Times Higher Education Rankings 2020 https://www.timeshighereducation.com/world-university-rankings/university-montreal

-Universidad de Montreal. https://www.umontreal.ca/l-udem/en-chiffres/

-Universidad Nacional de José C. Paz https://www.unpaz.edu.ar/

-Universidad Nacional del Oeste http://www.uno.edu.ar/

 

 

 



Gestión Universitaria
ISSN  1852-1487

http://www.gestuniv.com.ar

Vol.:15
Nro.:01
Buenos Aires, 22-02-2022

: ;

URL http://www.gestuniv.com.ar/gu_39/v15n1a2.htm